agosto 21, 2008

Pastillas para el alma


El dolor

De acuerdo con Nietzsche en los tiempos antiguos se sufría menos que ahora, aún cuando las condiciones de vida eran peores. El encuentro con el dolor y la catástrofe era (y se pensaba como) inevitable (desde pestes, invasiones hasta la ira de Dios). La disciplina de los guerreros o bien la ascética religiosa preparaban el alma para que no se desoriente ni desespere en caso de que combatiente o creyente quedaran atrapados en territorio enemigo. La forja del carácter permitía “retomar control” sobre la vida descalabrada, tenían “poder sobre sí”.

Dentro de la distinción dualista “cuerpo- alma”, el cuerpo era concebido como el “paragolpes” o “escudo” del alma, mientras que el ésta estaba fortalecida y preparada para tener, control de si, regular la desesperación. La noción de confortación se relacionaba con consolar y amparar a una persona devastada por la tragedia y suponía que otros estuvieran formados espiritualmente para asistirla.

Hoy en día la personalidad que se corresponde con los siglos XIX y XX se la podría definir, siguiendo a Nietzsche, como “sentimental”. Sentimental significa que durante el proceso de formación del carácter del hombre moderno no se le proporcionan herramientas internas aptas para reforzar su espiritualidad ante la perspectiva de desastres.

Asistimos al pasaje de la confortación al mero confort (una serie de comodidades domésticas o urbanas) la premisa de huir del dolor, el alma ya no está preparada para soportar el sufrimiento, el cuerpo se ha vuelto un valor mercantil (como fuerza de trabajo o como apariencia) y sólo recibe ayuda de asistentes tecnológicos. La tecnología apacigua el sufrimiento y los aparatos se vuelven organizadores psico-físicos de la existencia.

La tecnología ofrece confort al ser moderno asediado y le concede esparcimiento, excitación hogareña en un mundo inclemente.

Además las novedades producidas por la tecnología son más veloces y eficaces que las del arte, la moral y la política.

(...)El temor al dolor es acompañado por el temor a la muerte y todos sus representantes (al deterioro, el envejecimiento etc.). Las industrias del cuerpo pretenden eliminar, el dolor, reducir el poder del azar.
Christian Ferrer
---------------------------------------------------------------------------------------------

La vuelta al mercado (el año pasado) del producto GENIOL me permite reflexionar un poco más sobre este tema.

GENIOL es una marca que por décadas fue identificada por la imagen de una fuerte y directa metáfora: la de una cabeza pelada de un hombre que se presentaba pinchada por muchos clavos, algunos doblados, alfileres de ganchos, y hasta una pinza sujeta papeles en la oreja.

El comercial elaborado para el relanzamiento de GENIOL hace rescate de la imagen tradicional de la marca.“Hemos logrado plantar a Geniol en la actualidad. Así como el afiche era el principal medio de comunicación a principio del siglo pasado, hoy la cabeza de Geniol aparece en forma audiovisual, como corresponde a nuestra época”, remarcó Sebastián Garín, Director General Creativo de Grey Argetina, la agencia encargada de realizar la campaña.

Bajo la consigna “los problemas de hoy no son los de antes, pero el dolor de cabeza siempre es el mismo” la empresa pone en juego problemas bien contemporáneos, como mandar un mensaje equivocado por celular, enfrentar un retraso o comunicarse con un call center, para los cuales propone el mismo remedio de 100 años atrás.



De manera similar el comercial de ACTIMEL presenta las muchas vicisitudes que uno debe y deberá enfrentar inexorablemente a lo largo del año. También los problemas cotidianos que afectan a casi todo el mundo (o al menos a los ciudadanos de Buenos Aires).

Si bien el análisis de ACTIMEL como producto y de su comunicación publicitaria en general requiere de una elaboración teórica muy profunda no es lo que realizaré aquí. Sólo menciono que la estrategia conceptual publicitaria para la campaña actual es similar a la de GENIOL. La idea es “te quedan 180 viajes en colectivo por soportar, 200 embotellamientos, 20 horas de estudio trasnochado...etc.etc“.

Algo parecido ocurre con otro comercial. Una chica, representante del target al cual se dirige la marca, exclama “Me lo recomendó una compañera de facultad. En esta época de exámenes viene bien por que yo trabajo, estudio, voy al gimnasio, tengo novio.."

Lo mismo con otro comercial, esta vez de una aspirina. En el mismo el personaje principal era un hombre que se “pedía el día” en el trabajo por enfermedad pero se curara milagrosamente por la rápida acción de la pastilla y entonces exclamaba : “¿Qué hará la gente que no trabaja?”. Y se daba cuenta de que podía ir a pescar, tomar sol, hacerse un nuevo corte de pelo, comprar un auto deportivo nuevo. Y al terminar la jornada ni su propia mujer podía reconocerlo.

¿Mente sana en cuerpo sano?

La exageración de los problemas de la vida diaria así como la de los beneficios de “no trabajar” (cuando es obvio que la “gente que no trabaja” no puede comprarse un Ferrari...al menos si no es heredera de una fortuna) están presentes no sólo en las estrategias publicitarias (lo cual, a fin de cuentas, es válido) sino en el imaginario social de las personas.

Se mezcla salud con publicidad y pareciera que todo se soluciona en el cuerpo cuando en realidad un gran porcentaje de los problemas se origina en la mente.....dentro de nuestras cabezas con clavitos. Aquello que pensamos y sentimos produce cambios en el cuerpo. Así es como se comienza a hablar del poder de la mente con rigor científico, del poder de curar y de enfermar.

Aparentemente ahora la psiconeuroinmunoendocrinología (un mix entre psicología, psiquiatría, neurología, inmunología y endocrinología) hace punta en algunos hospitales y consultorios de vanguardia. La tendencia a unificar las especialidades que se trataban por separado reformula la dicotomía mente-cuerpo. Se derrotan dos o tres siglos de medicina súper especializada, producto de una visión unilineal y simplista, en la que el hombre se dividía en órganos para poder ser estudiado. Pero la persona es una sola y es una en todo. Esto representa retomar a la medicina en sus orígenes, aquello de que cuando se enferma un órgano se enferma la persona entera”.

Finalmente aclaro que no estoy en contra de la medicina ni de tomarse un Ibuevanol ni a favor de hacerse el o la mártir o ser hipocondríaco/a. Pero pareciera que , como anuncia este blog:

Una sola tanda publicitaria da la idea de que en los miles de años que lleva sobre el planeta, la humanidad ha comido veneno, y que es un milagro que hayamos logrado sobrevivir como especie.

12 comentarios:

Juan D. dijo...

los medicamentos resultan ser al final una forma de evasión, de escape quizás.

ah, sobre la poesía, "esa magia menor", no te tires abajo, Borges también dice que todos los poetas han escrito los mejores versos.
Tal vez haya que dejarse llevar por el fluir de la escritura, quizás haya una poeta oculta en vos o no, pero todavía no lo sabes.

saludos grandes

Juan

JuanT dijo...

¡Excelente post! ¡E increíble que coincida con el que yo publiqué en su tema! Tu análisis, sin embargo, es mucho más profundo que el mío.

Me parece que la clave de todo es entender que:
a) mente y cuerpo son una cosa sola, no son dos cosas diferentes. Se diferenciaron en su momento para estudiarlas por separado, pero que la gente empiece a considerarlo como algo separado no es nada positivo.
b) el dolor es inevitable, nuestro cuerpo no podrá escapar del dolor siempre, y muchas veces sufrir es necesario, cosa que no nos es inmediata hoy en día porque nos venden la idea de confort, no la idea de esfuerzo.

Excelente, excelent post!

Saludos!

(p.d.: que no decaiga el otro blog por éste, que si no nos mudamos todos para acá)

Laura dijo...

juan d: tal vez exista y está escondida.....tenés razón!
saludos!!

juan t: Muchas gracias!!, la primer parte del post pertenece a las clases del profesor titular de cátedra de una de las materias de mi facultad, por eso te decía que te hubiese encantado cursar esta materia porque justamente se dedicaba (en parte)a abordar este tema.
Lo que sigue fue mi análisis sobre las publicidades que se relacionaban con el tema, de alguna manera, como ejemplo concreto a lo que vos mecionabas en tu post (también excelente!!)
Gracias por pasar por acá y ya veré como sigue el otro asunto, jejeje
saludos!!

Emiliano dijo...

La persona es una sola; creo por lo menos igual que vos.
La armonía de las emociones (algo complicadísimo de alcanzar)ayuda a crear anticuerpos para que el cuerpo, no se desequilibre en ninguna enfermedad. Siempre creí en eso de que las enfermedades físicas tienen una raíz psicosomática. Quisiera exponerlo de forma concisa y precisa, pero me faltan muchos años de psicoanálisis y otros estudios, ja.
Pero la medicina homeopática siempre fue un camino de sanación muy vital, que ataca enfermedades sin narcotizar ni sodomizar el cuerpo. Las flores (entre otras cosas) trabajan con las emociones nuestras, lo que nos permite como puse arriba combatir con los malestares físicos y fisiológicos.
Igualmente esto da para largas charlas y trabajos empíricos.
Sdos.

Laura dijo...

emiliano: claro, no se trata de demonizar los medicamentos sino de moderar nuestra relación con ellos, no abusar, permitirse buscar otras alternativas.
saludos!!

Minombresabeahierba dijo...

Comparto de toda mi vida lo que dice Nietzche en los tiempos antiguos se sufría menos que ahora, aún cuando las condiciones de vida eran peores, pero eran peores????????
Vomo asi tabien que uno es un todo...hace 30 años cuando todos decian que el cancer tenia determinados origenes exclusivamente,yo siempre discutia que el disparador era un tema animico o mental. un beso

Laura dijo...

Creo que eran peores en cuanto a que no existía la penicilina, uno podía terminar muy mal con sólo agarrarse un resfrío, no existía la calefacción ni el aire acondicionado....creo que Ferrer apunta hacia el tema de la tecnología del confort.
saludos!!

Cecilia dijo...

Muy bueno, y lamentablemente cierto. Ahora una consulta : estudiaste comunciacion en la uba , no (por la cita a ferrer, jajja me mató) Besos

Laura dijo...

así es! :)
je, gracias por pasar!!
saludos

Anónimo dijo...

haha … the one particular who is posting the feedback

Anónimo dijo...

Grande, he encontrado lo que he estado buscando

Anónimo dijo...

Gran post. No se puede esperar a leer los siguientes:)